Contactenos    Links       

       

Bernhard Lüthen nació en Paderborn, Alemania el 5 de Mayo de 1846. Su hermano Charles se hizo sacerdote y le inspiró a que siguiera su camino. Fue ordenado sacerdote diocesano el 15 de Marzo de 1872. Pronto, fundó la Primera Asociación de Madres Católicas en la Diócesis de Paderborn. Para sostener este muevo apostolado fundó una revista llamada Monika. Se destacó por sus talentos literarios y fue invitado a ser el editor de Ambrosius, una revista para sacerdotes que trabajaban en la educación y en la dirección de grupos de laicos.
 
En la primavera de 1881 encontró al Padre Francisco María de la Cruz Jordán, y quedó fascinado por su idea de fundar una nueva sociedad religiosa que uniera grupos de sacerdotes y laicos para difundir y defender la fe católica. Escribió un folleto sobre la obra de Jordán y se convirtió en el editor de Der Missionär, una de las revistas de la nueva Sociedad. En Santa Brígida, en Roma, el 8 de diciembre de 1881, hizo los votos privadamente como miembro del Primer Grado de la Sociedad Apostólica Instructiva, que más tarde se llamaría Sociedad del Divino Salvador. En 1883 recibió el hábito de las manos del Padre Jordán y tomó el nombre religioso de Buenaventura.
 
El Padre Buenaventura fue el primero y el más importante colaborador del Padre Jordán. Era necesario hacer conocer mejor a la nueva Sociedad y sus programas y el Padre Buenaventura, con sus talentos de escritor y luego como editor, fue el hombre ideal para realizar esa tarea. En los primeros años viajó mucho a los países de lengua alemana buscando colaboradores laicos, bienhechores y subscriptores para las revistas de la Sociedad.
 
Después de un tiempo, quedó claro que la tarea más importante era la educación de los jóvenes aspirantes que acudían numerosos a Roma para ingresar a la Sociedad. En 1884, Buenaventura Lüthen regresó a Roma procedente de Alemania y mientras continuaba su trabajo como editor, fue prefecto de los candidatos y maestro de novicios. Poco a poco fue entregando esas tareas a otros, porque la Sociedad iba creciendo y se le pedía que representara cada vez más al Fundador. Escribió varias cartas e instrucciones a nombre del Padre Jordán, quien sabía que podía confiar plenamente en su discreción. Hasta su muerte, el 10 de diciembre de 1911, El P. Buenaventura permaneció como el colaborador y consejero más cercano al Padre Jordán.
 
El Padre Buenaventura Lüthen era considerado por todos sus cohermanos como un hombre sabio y santo y, pese a que su disciplina religiosa era muy severa, la impresión indeleble que dejaba era la de su “bondad y amabilidad.” Como primer discípulo y la ‘pluma’ del Fundador, contribuyó enormemente a la administración y la expansión de la inexperta Sociedad y al cumplimiento de su misión de hacer conocer y amar al Salvador en una forma mejor. Su causa de beatificación fue introducida en 1943.
 

************************************************

Franciscus Jordan

N

inguna traición, ninguna infidelidad, Ninguna frialdad ni burla apaguen tu celo.

Salvatorianos en el Mundo

Albania  Alemania  Australia  Austria  Belorussia  Bélgica  Brasil  
Camerún  Canadá  Colombia  Comoras Congo  Equador  
Escocia  Eslovaquia  España  Estados_Unidos  Filipinas  
Guatemala  Hungria  India  Inglaterra  Irlanda  Italia  México  
Mozambique  Montenegro  Polonia  República_Checa  Rumania  
Russia  Sri_Lanka  Suíza  Suriname  Taiwan  
Tanzania  Ucrania  Venezuela