Contactenos    Links       

       

1024_DSC09232 crop.jpg

Como nuestro Vicariato de la Misión de Asia Oriental aún está muy implicado en la formación inicial de los miembros de 5 países asiáticos, no tiene mucho personal restante para desarrollar apostolados adicionales en Filipinas. Pero eso no quiere decir que no estén realizando ninguna misión además de esta formación inicial. Una de sus iniciativas celebra ahora diez años de existencia: Alsa Buhay.

Alsa Buhay («eleva tu vida») se inició en 2008 a raíz de una fiesta de Navidad que organizaron en 2017 el Hno. James Rieden y el P. Artur Chrzanowski junto con algunas personas voluntarias para los niños y niñas de los barrios de chabolas. Esto derivó en la fundación de una entidad sin ánimo de lucro Puso sa Puso Edukasyon, Inc (que significa «educación de corazón a corazón») en 2009.

Al darse cuenta de la necesidad y la pobreza de estos menores, que no suelen poder asistir a una escuela regular porque están ocupados contribuyendo a los ingresos familiares, decidieron ir más allá y convertirlo en algo sostenible: ofrecerles la oportunidad de recibir una educación, un pasaporte para un futuro mejor. Inspirados en el programa gubernamental de Sistemas Alternativos de Aprendizaje (ALS), pusieron en marcha un programa educativo para ayudar a niños, niñas y casos de abandono escolar de cualquier edad. A diferencia del programa gubernamental, es gratuito y de mejor calidad. A través de este programa, en menos de un año se preparan para el examen estatal que les permite entrar en la enseñanza secundaria o en la universidad. Cuando el Hno. James falleció en 2010, el P. Artur desarrolló aún más el programa para que incluyera casos de abandono escolar en edad adolescente y a adultos/as analfabetos/as de Parola y Payatas, dos barrios de chabolas tristemente célebres de la capital de Filipinas, uno de los cuales está situado en un enorme vertedero.

En marzo de 2017, Puso sa Puso recibió un importante reconocimiento del Departamento de Educación (el ministerio nacional) por sus buenas prácticas y la alta calidad de la educación que la ONG está proporcionando en el campo de los ALS. Fue una noticia alentadora y el reconocimiento del éxito del trabajo y el entregado compromiso de los Salvatorianos implicados y su equipo, que siguen trabajando a pesar de las incesables dificultades.

Programas nucleares y adicionales

Cerca de 2.100 alumnos/as han participado en los programas alternativos de aprendizaje, el núcleo de la actividad. Además, a lo largo de los años han ido creciendo una serie de programas adicionales; se ha institucionalizado aquella primera fiesta de Navidad para los niños y niñas de los barrios de chabolas y el programa ALS se ha ido enriqueciendo con actividades como la preparación para la vida cotidiana dirigida a personas jóvenes y sus padres y madres, la educación temprana de los niños/as, la alfabetización de adultos/as jóvenes, las visitas a los hogares y la ayuda psicosocial a las familias de los niños/as, la educación espiritual, la defensa, promoción y apoyo a la familia, la formación profesional y en medios de subsistencia, las sesiones de derechos humanos, la prevención y el cuidado sanitario y los programas para madres jóvenes. En total, unas 7.500 personas se han beneficiado de las actividades y los programas adicionales de Puso sa Puso.

Existe una intensa cooperación con las hermanas salvatorianas, que han aportado una gestora de proyectos de gran talento, la Hna. Frances Mangabat SDS. El entregado equipo de instructores y trabajadores sociales cuenta con el apoyo de nuestros novicios y escolásticos, así como de jóvenes voluntarios internacionales que vienen para ayudar con los niños y niñas de preescolar durante un año. Otra hermana franciscana, la Hna. Mila, también se unió al equipo coordinador hace cuatro años. Todos/as comparten el objetivo común de paliar la grave situación de la población local, especialmente en los casos de abandono escolar de niños y niñas procedentes de los barrios de chabolas Parola y Payatas.

Programas de emergencia

En dos ocasiones, marzo de 2015 y febrero de 2017, un incendio catastrófico se extendió por el barrio de chabolas de Parola, Manila, el área en la que funciona nuestro programa. La causa de estos sucesos nunca queda clara. Podría tratarse de un accidente, ya que las casas están construidas con materiales inflamables de baja calidad y es muy común utilizar estufas como calefacción y velas para el alumbrado; pero también podría tratarse de una acción deliberada. Miles de residentes perdieron sus hogares y posesiones. Entre ellos se encuentra una serie de beneficiarios/as de los programas que llevan los Salvatorianos.

Las comunidades salvatorianas locales respondieron inmediatamente y ayudaron al personal de Puso sa Puso a reunir y distribuir productos básicos como comida, ropa, artículos de higiene, medicinas y ropa de cama. A través de SOFIA, la procura misionera de Alemania y otros canales, se organizó una ayuda financiera de emergencia.

El trabajo de SOFIA

Desde el año 2009, nuestra oficina de desarrollo internacional SOFIA está implicada en ayudar a encontrar apoyo para este proyecto. Muchas organizaciones han prestado su contribución a lo largo de los años. La lista es impresionante: desde Alemania (Consejo Católico de las Misiones - DKMR, Diócesis de Augsburgo, Missio Múnich, Cantores de la Estrella de la Pontificia Obra de la Infancia Misionera - PMK), los Países Bajos (Cordaid, PLA), los EE.UU. (donantes privados y miembros salvatorianos), Bélgica (Acción Fraterna Salvatoriana) e Irlanda (Misean Cara). La Princesa de Liechtenstein y SOFIA Swiss contribuyeron con muchos benefactores individuales. En total se recaudaron 503.000 euros. Todo ello sin contar con la recaudación de fondos local, que consiguió obtener la financiación total necesaria para la gran fiesta navideña anual que se organiza para unos 1.000 niños de los barrios de chabolas. Además de la contribución monetaria, SOFIA consiguió ayuda para reforzar las competencias y la profesionalidad de las personas implicadas y los programas ofrecidos. Una acción concreta en este sentido fue la implementación de una evaluación profesional externa del impacto del trabajo y las actividades llevadas a cabo por Puso sa Puso. Este estudio, realizado en el año 2016, subrayó las fortalezas y debilidades de la organización y propuso una serie de recomendaciones para mejorar aún más en la consecución de nuestras metas y perfeccionar estos programas tan necesarios y de tanto éxito.

1024PICT0202
1024P1120454
1024IMG8472
1024IMG0635
1024DSC09403
1024DSC09402
1024DSC03696
1024DSC0042
1024DSC0007-crop
1024DSC0003
10244
600Thank-you-sponsors-2018
10242

Franciscus Jordan

N

ingún sacrificio, ninguna cruz, ningún abandono, ninguna prueba, ninguna tentación, ¡oh! Absolutamente nada sea demasiado difícil para ti con la ayuda de la gracia de Dios. Todo lo puedo en Aquel que me fortalece.

Salvatorianos en el Mundo

Albania  Alemania  Australia  Austria  Belorussia  Bélgica  Brasil  
Camerún  Canadá  Colombia  Comoras Congo  Equador  
Escocia  Eslovaquia  España  Estados_Unidos  Filipinas  
Guatemala  Hungria  India  Inglaterra  Irlanda  Italia  México  
Mozambique  Montenegro  Polonia  República_Checa  Rumania  
Russia  Sri_Lanka  Suíza  Suriname  Taiwan  
Tanzania  Ucrania  Venezuela